Históricamente, el tercer fin de semana de septiembre, el pueblo de Aramits celebra el regreso de pastores y rebaños en un ambiente de alegría. Disfrutar de cuatro días interrumpidos por el sonido de campanas, canciones...